La evolución hacia las nuevas formas de movilidad sostenibles atraviesa en estos momentos una profunda transformación, pasa a implementar sistemas más seguros. La tecnología constituye la base para los avances que, en la actualidad, ya se están realizando con la llegada de los vehículos autónomos e inteligentes; éstos parecen ser sacados de una película de ciencia ficción, sin embargo, son una realidad. Conocidos también como robótico, sin conductor o auto-conducido, este es capaz de imitar las capacidades humanas de manejo y control, navegar en secuencia, se activa solo, no es precisa de un conductor para realizar ninguna operación mecánica, percibe el entorno mediante técnicas complejas como láser, radar, LIDAR, sistema de posicionamiento global (GPS) y visión computarizada.

Sin embargo, esta nueva tecnología supone un cambio importante en las leyes de circulación vial, como es el caso de países del primer mundo como Alemania, que quiere estar a la cabeza de la conducción autónoma, en comparación con EE.UU, por lo cual emitió la Ley de Tráficos de Alemania (Straßenverkehrsgesetz, StVG): en lo que respecta a las leyes de factibilidad de la utilización de coches autónomos y la automatización de los vehículos, aprobando el proyecto que reforma las leyes de tránsito, haciendo permisible el uso de los coches autónomos en el tránsito alemán, manteniendo la responsabilidad del conductor, ya que el sistema de a bordo le advierte el momento en que él debe tomar el control del vehículo.

Reglamentación para los vehículos autónomos

Muchos vehículos automáticos andando rápidamente sobre una autopista
Para la implementación de los vehículos automáticos es necesario que las leyes de tránsito sean modificadas.

La principal enmienda en el proyecto de ley alemana incluye el registro del control lateral, el estado activo del sistema y las solicitudes de traspaso de reclamos de accidentes y reclamaciones de seguros. Toda la información estará a disposición de las autoridades de Tráfico vial, así como de terceros. La ley tiene que ser todavía ratificada por el Bundesrat, la cámara alta en la que están representados los gobiernos de los 16 estados federados, ya que en la automatización de los vehículos de nivel 3 sigue existiendo la figura del conductor, aunque a veces lo sea y a veces no, o, aunque solo sea el respaldo en caso de fallo o pérdida de condiciones necesarias para el funcionamiento del sistema de conducción automatizada, siendo una tarea de supervisión por parte de él. Pues el problema surge debido a que las leyes nacionales de tráfico se han desarrollado teniendo en cuenta al conductor, es decir, al conductor en control.

Desde el punto de vista tecnológico, han llegado al punto en que en algunos mercados es necesaria la modificación de la reglamentación para permitir que los Sistemas Automatizados de Conducción asuman un control condicional y, finalmente, pleno de la tarea de conducción y la supervisión de la carretera.

El futuro de los vehículos autónomos

Aterdecer en el horizonte de una carretera
El futuro de los vehículos automáticos está cada vez más cerca.

Alemania indicó que el futuro de la movilidad pasa por la conectividad, los vehículos autónomos, los coches compartidos y los motores eléctricos y que esperan que todos los fabricantes alemanes que estén tecnológicamente más cerca del nivel de conducción autónoma L3 también se beneficien, siendo BMW Y Mercedes Benz los candidatos principales, esperando que Tesla también lo haga, ya que está cerca del L3, enfatizando que son los líderes en este cambio de gran magnitud tecnológica como son los vehículos autónomos

Los vehículos autónomos son uno de los grandes avances tecnológicos de la actualidad que cambiarán la forma de conducir del automóvil y las leyes de tráfico. Todos estos avances, apoyados en soportes tecnológicos, favorecen el desarrollo de los vehículos inteligentes con elementos más seguros para poder frenar el número de víctimas mortales, llegando incluso a la inexistencia de las mismas.

Comments

comments