Desde la antigüedad, el ser humano ha practicado la autentificación biométrica (AB) de distintas formas, desde el reconocimiento de la voz de las personas conocidas, hasta el análisis de los rasgos comportacionales. Hoy día, como medio de verificación de seguridad y como reconocimiento social, se implementan métodos de AB como la dactiloscopia, la identificación por voz e, incluso, se ha estado usando la autenticación por medio del iris; estos sistemas se utilizan en las compañías de seguridad más sofisticadas o en los registros del estado como medios de verificación.

Sin embargo, quienes van a la vanguardia en cuanto al desarrollo de las tecnologías de seguridad están trabajando en el desarrollo de sistemas de verificación de seguridad por medio de la autentificación biométrica; así, se busca reemplazar sistemas antiguos de seguridad tan usados como las contraseñas.

Biometría

Sin embargo, ¿a qué nos referimos con biometría? Es el estudio para el reconocimiento único de las características intrínsecas de los humanos; su origen semántico proviene del griego “βιο” (vida, vivo) y “meτρο” (medida). En las tecnologías, la biometría es utilizada como un método de autentificación, es decir, que al igual que una contraseña, te permite a ti a acceder a una información guardada y, en el caso de los proveedores de ésta, es aquel factor que le permite controlar el acceso. Por ejemplo, algunas entidades bancarias, hoy en día, utilizan la huella digital de una persona para concederle acceso a su cuenta. Pero no es un tema nuevo, hace muchos años, en la China del siglo XIV, se utilizaba la huella del pie para identificar a los infantes.

Otros métodos de AB se utilizan para identificación de personas, como los utilizados por entidades gubernamentales para la identificación de criminales, por medio de la relación de rasgos faciales con fotografías guardadas en sistemas de información o bases de datos.

Proceso de autenticación biométrica

Autenticación biométrica por medio de huella digital
El escáner de huellas digitales es el método más usado mundialmente para el reconocimiento de identidad.

El proceso de verificación consiste en la comparación de los rasgos biométricos con un patrón previamente guardado. Esto implica que previamente a la verificación, ya se tenían registrados en la base de datos los rasgos biométricos de la persona a verificar. A este proceso también se le conoce como uno-para-uno (1:1). Un ejemplo de esto es el antes mencionado uso de la huella digital para obtener acceso a una cuenta bancaria.

Identificación biométrica

Existe otro proceso además de este, el cual es llamado identificación biométrica o uno-para-muchos (1:N). En este proceso, los rasgos biométricos son comparados con un conjunto de patrones ya guardados y el resultado de esta comparación es la identidad del individuo, como, por ejemplo, cuando se identifica un criminal por sus rasgos faciales.

La verificación es un proceso más rápido que el de la identificación, puesto que los rasgos biométricos tienen que ser verificados con los patrones de una base de datos extensa.

Diferentes autenticaciones biométricas

Hoy en día se conocen diferentes tipos de rasgos que pueden ser utilizados para el reconocimiento en la verificación biométrica, además del más conocido como lo es la huella dactilar. Entre estos tipos de reconocimiento se encuentran:

Escáner de iris
El reconocimiento del iris está tomando fuerza para encaminarse a la implementación en la tecnología móvil.
  • Reconocimiento de iris:

    Para el reconocimiento de iris, primero se tiene que realizar la digitalización de la imagen del iris, la cual se localiza usando las características del punto de referencia. Sin embargo, si el proceso no es realizado correctamente la imagen del iris resultante puede acabar dando un mal rendimiento para la verificación. Hay que tener en cuenta también que hay riesgos de daños si los LEDs con los cuales se verifica el iris no están bien diseñados y no se usan cuidadosamente.

  • Reconocimiento facial 2D / 3D:

    Son una forma de reconocimiento única y estable, sin embargo, la brecha de seguridad para el reconocimiento 2D es que las máquinas no reconocen si lo que está capturando es realmente un rostro o una foto. Por lo tanto, el reconocimiento 3D es más seguro y rápido, ya que consigue capturar un patrón tridimensional de rostro y no admite caretas o fotos falsificadas, además que se le conoce como un sistema sin contacto, por lo tanto, es menos intrusivo que otros tipos de verificaciones biométricas.

  • Reconocimiento vascular:

    Este tipo de reconocimiento es considerado de los más seguros puesto que, a diferencia de los otros, los rasgos a reconocer son internos, no dejan rastros y sólo es posible en presencia de la persona. Para el proceso de verificación biométrica se extrae la geometría del árbol de venas de los dedos.

  • Pulsaciones cardíacas:

    El reconocimiento por pulsaciones cardiacas es un tipo de verificación biométrica que aún se encuentra bajo desarrollo. El proceso de reconocimiento se realizaría a través de una pulsera que mediría las pulsaciones cardiacas

Las tecnologías siguen avanzando y, con el tiempo, encontraremos más métodos de autentificación más certeros y precisos, ¿llegarán éstos a sustituir los métodos que conocemos hoy en día? Esto sólo lo podremos saber en un futuro, el cual, por cierto, parece ser más cercano de lo que creemos.

 

Comments

comments